¡Ya puedes suscríbirte y recibir un 20% de descuento cada semana!

Dieta paleo, ¿en qué consiste?

La dieta paleo propone volver a los orígenes para mejorar en salud, perder peso y combatir enfermedades degenerativas. También se conoce como la dieta del Paleolítico, de las cavernas o de la Edad de Piedra.

El científico norteamericano experto en nutrición Loren Cordain fue quien popularizó esta dieta con sus libros y escritos. La idea es consumir sólo los alimentos disponibles en la naturaleza antes de la Revolución del Neolítico y la agricultura, cuando nuestros antepasados cazaban y recolectaban. Eso incluye vegetales, frutas, semillas y frutos secos, raíces, algas, miel, carne y pescado, huevos y vísceras animales. Y excluye todos los refinados, lácteos, cereales y pseudocereales, legumbres, azúcares, melazas y siropes, sal, alcohol y café.

Los defensores de la dieta paleo aseguran que en los últimos años los cambios, tanto en alimentación como en estilo de vida, se han acelerado demasiado rápido para que nuestra biología haya podido adaptarse. Creen que nuestro sistema digestivo y nuestra genética no han tenido tiempo de adaptarse a los cambios sucedidos desde la generalización de la agricultura y, más recientemente, del sedentarismo.

Lo que proponen es una guía alimentaria casi invertida de la pirámide que conocemos (con abundante presencia de los hidratos de carbono) y propone una vuelta a los orígenes para recuperar la salud y la vitalidad.

A pesar de que hay aspectos cuestionados por muchos nutricionistas como la recomendación de comer carne entre 3 y 5 veces al día, la dieta paleo propone aumentar el consumo de alimentos que resultan interesantes si uno quiere mejorar su salud:

Hortalizas: da prioridad a las que no necesitan cocción.

Frutas poco dulces: aportan energía sin altibajos.

Fermentados: son fáciles de digerir y favorecen la salud intestinal.

Semillas y frutos secos: aportan proteínas y grasas. 

Germinados: están llenos de vida y nutrientes.

Aceite de coco: una gran fuente de grasas saludables. 

Superextras: añade alimentos de color vivo, ricos en antioxidantes.

Tubérculos: con moderación, ideales como fuente de carbohidratos sobre todo si se hace deporte.

Frutas dulces o muy dulces: recomendable acompañarlas de aceites y grasas saludables.

De todas las dietas se pueden extraer ideas interesantes para mejorar nuestra alimentación diaria. Los menús semanales de FitDietBox están compuestos por los macronutrientes principales que son importantes para tu salud. ¡Haz tu pedido ahora!